SAILOR JERRY - De pionero del Tradicional a influenciar el Neotradicoional - NO LAND TATTOO PARLOUR
10114
post-template-default,single,single-post,postid-10114,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.6,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,footer_responsive_adv,columns-3,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

SAILOR JERRY – De pionero del Tradicional a influenciar el Neotradicoional

SAILOR JERRY – De pionero del Tradicional a influenciar el Neotradicoional

Sailor Jerry

El próximo sábado 20 de julio celebramos un Flash Day muy especial en conmemoración del 46 aniversario de la muerte del maestro del tatuaje Sailor Jerry (14/01/1911- 12/06/1973). Durante este día especial presentaremos unos cuantos diseños del mítico tatuador a precios reducidos que serán tatuados durante la mañana y tarde para culminar con una fiesta en la que habrán Djs, Ron Sailor Jerry y un Bingo veraniego al mas puro estilo Benidorm con numerosos regalos relacionados con el artista estadounidense (pins, parches bordados, abrebotellas, placas metálicas para colgar de la pared,…).
El horario para tatuarse será de 11h. a 23h.  y comenzaremos la fiesta con el Bingo a las 19:30h. La pinchada comenzará a las 20:30h. hasta la finalización del evento.
Presentaremos mas de 50 diseños que se podrán hacer en color o en negro y grises. Estos diseños se podrán repetir y el precio será por diseño. No se podrán tatuar en costillas o estómago. Los tatuajes se podrán hacer con cita o sin ella.

Los diseños los compartiremos en nuestras redes sociales el 13 de julio (Facebook / Instagram) y para cerrar la cita habrá que pasar por el estudio a dejar un depósito y elegir el diseño.

 

Más información en el evento de Facebook: Pincha aquí

A continuación os dejamos un poco de información de gran interés sobre el trabajo e influencia de Sailor Jerry en el mundo del tatuaje.

SAILOR JERRY

Norman Keith Collins, más conocido como Sailor Jerry fue un innovador que transformó el arte del tatuaje y cuya influencia fue increíble en cada aspecto de esta mezcla de arte y ciencia llamada tatuaje y que antecede a los primeros registros de la historia. Nació el 14 de enero de 1911 en Reno (Estados Unidos) pero creció en California. Siendo muy joven viajó por todo el país de polizón en trenes y aprendió a tatuarse con un tipo llamado “Big Mike” usando el método “Hand-poke” hasta que Tatts Thomas (tatuador de Chicago) le enseñó a utilizar una máquina de tatuar con la que practicaba con borrachos de Skid Row, barrio pobre de Los Ángeles.

Al mismo tiempo que empezaba a aprender a tatuar se alistó en la Marina estadounidense en 1930 y, antes de establecerse en Hawaii, estuvo navegando por el océano Pacífico donde se empapó del arte e iconografías propias del sudeste asiático.

REDEFINIENDO UN ARTE ANCESTRAL

A Sailor Jerry Collins se le ha llamado el Maestro del Tatuaje Estadounidense y su influencia en el mundo del tatuaje no se puede medir. Desde 1936 hasta su muerte en 1973, Collins fue implacable en su cruzada para elevar los tatuajes de todas las formas posibles. No hay un aspecto que Jerry no haya revolucionado. Sus inventos y renovaciones abarcaron todo, desde problemas de higiene y sanidad hasta descubrimientos de nuevos pigmentos.

 

Su intelecto sirvió para influir en las herramientas del oficio, afinando las fuentes de alimentación y las máquinas en sí. Inventó nuevas configuraciones de agujas que introducían la tinta en la piel sin traumas. Se convirtió en uno de los primeros artistas en utilizar agujas de un solo uso y uno de los primeros en usar un autoclave para esterilizar el equipo en su estudio de tatuajes. También defendió ferozmente sin disculpas una filosofía que respaldaba a los artistas del tatuaje como chamanes de los últimos tiempos.

Probablemente, las contribuciones más notables de Jerry fueron sus diseños de tatuajes. Antes del estilo rechoncho y sensual de Jerry los tatuajes eran primitivos, delgados y toscos. La visión de Jerry era una composición de líneas fuertes y gruesas, implacables sombreados en negro y la introducción de sus nuevos descubrimientos de pigmentos. Esta forma de ver el tatuaje permitió que todo floreciera bajo su toque personal. Su legado más fuerte, sin embargo, sería sus “Cheesecakes Pinups”. Él es el Vargas, el Elvgren, el Frazetta de los diseños de tatuajes Pinup. Él creaba unas chicas de ensueño de piernas largas y cintura de avispa, propias de los cánones de belleza de la época, inigualables entonces y ahora.

La mayor esperanza de Jerry era que su amado mundo de los tatuajes se tomara en serio y trató de establecer un nuevo estándar más alto para su arte. Hasta ahora solo una pequeña parte de su trabajo ha estado en museos o galerías y su Flash se encuentra en las exposiciones de artistas populares autodidactas.

Sus flashes dibujados a mano son un resumen del tatuaje clásico euro-americano de mediados de siglo XX. Encarna la fuerza y la seguridad reflejadas tanto en su tatuaje como en su estilo de vida. Trabajando toda su carrera en las primeras comunidades marineras, Collins fue heredero de un lenguaje gráfico desarrollado de manera delicada que se compartió y fue transmitido escrupulosamente por otros practicantes del antiguo oficio. Los flashes de un tatuador eran la clave de su éxito, a menudo eclipsando su experiencia real en la epidermis. Las láminas desgastadas son lo que vendió el tatuaje, y los estudios de tatuajes compitieron para mostrar un Flash fuerte, variado y llamativo. A menudo, estas hojas en la pared ni siquiera eran obra de los artistas residentes, y quizás fueron dejadas atrás por los ocupantes transitorios de ese espacio, encargadas a talentos conocidos en el negocio, o encargadas por casas de suministros de tatuajes.


La mayor parte de la carrera de Jerry transcurrió en el barrio chino de Honolulu, el distrito principal de Honkytonk para marineros, donde ocupó una gran cantidad de pequeñas tiendas. La ubicación final, donde tatuó desde 1960 hasta su muerte, mide solo 2,70 por 5,50 metros. Trabajar en lugares tan reducidos requería meter cada hoja de flash con tantos diseños como fuera posible. Durante la carrera de Jerry, el tatuaje en la isla de Oahu solo se podía encontrar en Chinatown. Una gran variedad de tiendas prosperaron allí, con su máximo esplendor durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Por lo general, cada uno contaba con un escuadrón de operadores, todos en busca de dinero. La estrategia competitiva de Sailor Jerry era ofrecer a los clientes el mejor tatuaje posible con la mayor variedad de colores y diseños. El estilo que él defendió se convirtió en una tradición estadounidense desarrollada por artistas como Charlie Barrs, “Cap” Coleman, Amund Dietzel, Owen Jensen, Harry Lawson, “Brooklyn” Joe Lieber y Paul Rogers. Tanto el trabajo en la piel como en el papel enfatizaron los contornos gruesos, el sombreado intenso, la elegancia, la claridad y la nitidez absoluta de la ejecución. La intención era crear tatuajes que envejecieran con gracia y conservaran su integridad de por vida. El Flash, también, se hizo para durar. Jerry fue muy escrupuloso al usar solo los mejores materiales de calidad para garantizar que su arte en papel perdurara. Esto ocurrió en un momento en que las modas en los diseños de tatuajes cambiaron muy lentamente, por lo que un buen conjunto de Flashes podría ser útil durante muchas décadas.

Como en todos los Flashes tradicionales, los diseños eran una combinación de imágenes que él originó, adaptadas de fuentes externas (ilustraciones de periódicos, dibujos animados, etc.), o intercambiadas con otros tatuadores, la práctica de intercambiar plantillas de acetato hechos mano que acompañaban a cada hoja de Flash creó un grupo de diseño común entre los tatuadores de todo el mundo. La mayoría de los tatuadores carecían de habilidad a mano alzada y confiaban en el trazado de su oficio, primero con los diseños pintados en el Flash, luego siguiendo la huella de la plantilla de carbón en la piel. Los tatuadores que dejaban el empleo de una tienda solían apropiarse a escondidas de tantos diseños como fuera posible de los archivos de plantillas. Estos podrían luego ser repintados, canjeados o utilizados como influencia para obtener un trabajo en otra tienda o ciudad. Como el buen Flash era el stock principal de una tienda en comercio, el Flash y las plantillas estaban estrechamente protegidos; Diseños populares para hacer dinero y nuevas variantes que atraen a la gente que lleva tatuajes y que buscan con entusiasmo. Para vengarse de este tipo de robo, Jerry a menudo cortaba mal a propósito las plantillas de forma imprecisa de algunas de sus imágenes clave, y pensaba que cualquier tatuador sin ojos para corregir el dibujo se merecía un trabajo torcido. Por supuesto, cualquier destinatario potencial de la imagen saboteadas fue el que cargó con las consecuencias de esta lucha interna.

Irónicamente, el uso de estas imágenes tradicionales disminuyó en general durante los primeros años del “renacimiento del tatuaje” (1970 y 80), pero tuvieron una nueva popularidad a principios de los 90 y se encontraban entre los “estilos” más vistosos de tatuaje internacional profesional. Luego volvieron a decaer en beneficio del “custom tattoo” o tatuaje personalizado, en el que premia un diseño original para cada cliente según sus preferencias y actualmente vuelve a estar a la orden del día con el auge del tatuaje tradicional entre los más jóvenes.

La carrera hacia técnicas e imágenes visuales cada vez más complejas que impulsaron la moda del tatuaje y que en los últimos años ha comenzado a dar paso a un renovado aprecio por la tradición. Desde re-interpretar fielmente los diseños del maestro hasta evolucionar a diferentes niveles del neotradicional, o también llamado neotradi, en el que las bases siguen siendo líneas duras y buen contraste de negro, pero el nivel artístico es muchísimo mayor, se incluyen muchos mas detalles, a veces incluso rozando el realismo. Se podría decir que actualmente el 70% de los tatuajes old school, neotradicionales o incluso blackwork vienen, de la época de sailor Jerry y sus contemporáneos, lo sepan los tatuadores que los realizan o no, ya que se ha reinterpretado tantas veces ciertos diseños y se han influenciado unos tatuadores a otros que se pierde literalmente la pista de donde vino la primera idea original.

Siendo realistas, los matices que Jerry apreciaba escaparían al ojo del tatuador o “tatuador de turno”. Esto fue algo bueno para sistematizar reglas y regulaciones de un buen diseño ya que era un fanático de la forma correcta e incorrecta de dibujar, sombrear y colorear cada diseño. Aunque parcialmente basado en la experiencia (la suya y la de otros a quienes admiraba en el negocio), estos imperativos estilísticos formales se reducían a una cuestión de gustos: la inefable preferencia estética que atrae o repele a cualquier forma de arte o diseño. Para Jerry, la forma del ala de un águila o el método de sombrear una rosa eran asuntos de importancia casi religiosa. Esta férrea convicción, combinada con su mano maestra y su inquebrantable determinación, crea la fuerza magnética de estos dibujos que casi 100 años después siguen y seguirán inspirando tatuajes por todo el mundo.

¡¡Te estamos muy agradecidos Norman!!







 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
0