"INFLUENCIA DE JACK KIRBY EN EL GRAFISMO UNDERGROUND ACTUAL" | EXPOSICIÓN COLECTIVA EN NO LAND TATTOO PARLOUR - NO LAND TATTOO PARLOUR
9378
post-template-default,single,single-post,postid-9378,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.6,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,footer_responsive_adv,columns-3,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

“INFLUENCIA DE JACK KIRBY EN EL GRAFISMO UNDERGROUND ACTUAL” | EXPOSICIÓN COLECTIVA EN NO LAND TATTOO PARLOUR

“INFLUENCIA DE JACK KIRBY EN EL GRAFISMO UNDERGROUND ACTUAL” | EXPOSICIÓN COLECTIVA EN NO LAND TATTOO PARLOUR

Jack Kirby a través de la mirada de 38 dibujantes contemporáneos

Le llamaban El Rey del comic-book, y efectivamente sus seguidores fueron legión. Tan discreto en lo personal como hiperactivo en el aspecto profesional y artístico, Jack Kirby falleció a los 76 años dejando tras de sí un legado monumental, materializado en miles de dibujos y viñetas que han creado escuela a nivel mundial. Desarrolló un imaginario propio poblado de superhéroes, personajes fantásticos y referencias cósmicas y mitológicas, cuya influencia puede rastrearse hasta la actualidad en la obra de multitud de historietistas e ilustradores contemporáneos.

kirby
Jack Kirby

Nacido en el seno de una familia judía emigrada desde Austria a Estados Unidos, Jacob Kurtzberg (Nueva York, 1917-Thousand Oaks, California, 1994) comenzó a dibujar a los 19 años como caricaturista de prensa, y no dejó de empuñar pluma hasta el día de su muerte. Fue a la vez testigo y protagonista de los inicios del cómic comercial en los años treinta y cuarenta (llegó a trabajar como animador de Bety Boop y Popeye, el marino en el estudio de Max Fleischer); vivió la eclosión del cómic underground y psicodélico de los sesenta y fue, junto a su compañero y rival Stan Lee, una pieza fundamental de la llamada Edad de Plata de los comic-books, con Marvel como mascarón de proa. A pesar de todo, su influencia ha quedado algo desdibujada con el tiempo. Muchos jóvenes dibujantes han bebido de ella a través de otros artistas, perdiendo en el camino la referencia original.

Black Panther #08 por Jack Kirby

El objetivo de la exposición que se inaugura el próximo 11 de abril en el estudio No Land Tattoo Parlour de València es descifrar el alcance de la influencia de Jack Kirby entre los artistas contemporáneos de la esfera underground que están vinculados de una u otra forma con el mundo de la narrativa gráfica. La muestra ha contado con la participación de 38 dibujantes de todo el territorio español, a los que se ha invitado a “dialogar” con el historietista norteamericano a través de una obra propia.

Algunos han aprovechado la oportunidad para rendir homenaje al creador de personajes como Capitán América, La Cosa, Ant-Man, Los Vengadores o Los 4 Fantásticos. Otros y otras, por el contrario, han querido plasmar una crítica a Kirby, que en su posición de hombre blanco occidental educado en los años treinta y cuarenta, caía a menudo en clichés políticamente incorrectos -como el machismo, por ejemplo-, si los observamos desde la perspectiva ética del siglo XXI. A nivel estilístico, Kirby también puede parecer algo tosco a las nuevas generaciones, si bien su trazo es precisamente una de las señas de identidad más admiradas por otros muchos dibujantes. ​

Las obras expuestas -que estarán a la venta hasta el cierre de la exposición el 22 de junio– han sido ejecutadas con todas las técnicas posibles, desde el grabado hasta los medios digitales. Todas ellas formarán parte de un fanzine de edición especial que se regalará al público el día de la apertura. La fiesta de inauguración comenzará a las 19 horas y contará con la actuación de la cantante Key Day y una sesión a cargo de Dj Rosvil, uno de los mejores pinchadiscos de hip hop y música negra de la ciudad.

En cuanto a la selección de artistas, se ha querido reunir a autores de estética muy personal y con amplia experiencia en el cómic underground (es decir, aquel que se mueve fuera del circuito de las grandes editoriales y espacios institucionales). El tatuador, músico y dibujante Don Rogelio J ha sido el responsable de comisariar esta exposición, para la que ha contado con la participación de Luis NCT, Mik Baro, Olaf, Victor Pluchasky, Oskar Benas, Ata Lasalle (fundador de la editorial Autsider) Zoraida Zaro, Martín Lopez Lam, Luis Sendon, Magius, Adrian Bago, Paula Carrizo, Narcis, Godoy, José Tomas, Misa Shine, Pepa Prieto, Marlene Krause, Raisa Alava, Eixa, Deih, Anabel Colazo, Álvaro Lopez, Carmen Morguenkorfe, Vazquez, Carlos Maiques, Teresa Ferreiro, Rotor, Anna Revuelta, Jorgito, Roberta Vázquez, Ernest Graves, Elías Taño, Don Rogelio J y la dibujante canadiense afincada en Holanda Maia Matches. Una nómina intergeneracional de dibujantes que enriquecen el discurso de la exposición gracias a la aportación de puntos de vista muy heterogéneos sobre la figura de Kirby.

Versión en blanco y negro de la ilustración realizada por Mik Baro para la exposición.

Una exposición sin precedentes en España

Esta será la primera exposición en España que realiza una reflexión crítica sobre la obra de Jack Kirby. “Podíamos haber elegido a alguien más típico como Robert Crumb o Daniel Clowes, que son referentes absolutos, pero al mismo tiempo están muy trillados. Me pareció muy interesante trabajar sobre la figura de Kirby, porque era un tipo muy peculiar, y porque además hay muchos artistas nacidos en los noventa que ni lo conocían, a pesar de que él fue el responsable de desarrollar todo el imaginario de Marvel. Generó un estilo muy personal, con viñetas con perspectivas muy exageradas, del que se influenció el comic comercial norteamericano posterior. Fue tan prolífico, y dibujó durante tantos años, que en su obra te puedes encontrar tanto la estética típica de los años 40 y 50, como un rollo psicodélico muy hippie, a pesar de que él no lo era en absoluto. Digamos que no era un bohemio, sino un currante”, comenta Don Rogelio J.

Ilustración realizada por Don Rogelio J. para la exposición.

El punto diferencial de esta muestra es que su objetivo no es santificar ni idolatrar al personaje, sino analizarlo con total libertad. “He tenido la mala leche de buscar un referente que sabía que no era amable. Su obra de los años cincuenta y sesenta ha sido muy criticada por ser misógina y comercial. Muchas de las mujeres artistas de la exposición han presentado obras llenas de cinismo con respecto a esto. Me parece muy bien, porque lo que queremos es reflejar la influencia de Kirby, tanto para bien como para mal”. Por otra parte, Don Rogelio considera que los proyectos más personales de Kirby, ya fuera de Marvel, son especialmente reivindicables. “Tiene obras muy locas y fantasiosas. Partía muy a menudo de las referencias estéticas de la Antigüedad Clásica, para darles después un toque de ciencia-ficción. Estaba obsesionado con los universos paralelos y el cosmos”.

La rivalidad con Stan Lee

Aunque su vinculación con el dibujo comenzó a edad temprana, la carrera de Jack Kirby no despegó hasta que volvió a la vida civil tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial. El artista norteamericano cultivó todo tipo de géneros (policiaco, infantil, romántico, western, ciencia-ficción) hasta que Marvel le ficha a principios de los años sesenta para crear una nueva generación de superhéroes junto a Stan Lee (Manhattan, Nueva York, 28 de diciembre de 1922-Los Ángeles, California, 12 de noviembre de 2018). Juntos formaron una pareja creativa perfecta. El secreto de su éxito -capaz de hacer sombra a La Liga de la Justicia de DC Comics- se debió tanto a la maestría de Kirby como a la idea de Lee de humanizar a los personajes, que eran “superhéroes con superproblemas”. El primer número de Los 4 Fantásticos catapultó las ventas de la editorial durante la siguiente década.

Además de ser un gran guionista, Stan Lee (que era unos años más joven que Kirby), mostró siempre grandes habilidades mercadotécnicas. De hecho, llegó a convertirse en el rostro visible de Marvel. Por el contrario, Kirby desconfiaba de la publicidad y el relumbrón la esfera pública. Era un veterano de guerra y un hombre de familia que trabajaba sin descanso en su pupitre, con la mirada pegada al papel y un habano perennemente colgando de los labios. Sus personalidades divergentes les condujeron poco a poco hacia una agria rivalidad. Sobre todo por parte de Kirby, que consideraba que la editorial no valoraba suficientemente sus aportaciones creativas. Lee aparecía mejor posicionado; especialmente a partir de la aparición de las películas inspiradas en los superhéroes de la compañía, que lo catapultaron a la cúspide de la fama.

En 1970, Kirby abandonó Marvel para trabajar con su competencia directa, DC Cómics, aunque los historiadores consideran que nunca llegó a sentirse cómodo del todo. Durante su etapa en esta editorial creó series muy personales como Kamandi o El Cuarto mundo, en las que da rienda suelta a su obsesión con la mitología y la divinidad.

Capitán América #208 por Jack Kirby

En 1975 regresó a Marvel, donde dio vida a Los Eternos. En 1978 comienza a dedicarse a los dibujos animados, conforme sus historietas van recabando menos éxito. En 1994 falleció dejando una obra inacabada; nada menos que una adaptación de la Biblia al mundo del cómic.

Este año, cuando se cumplen 25 años de su muerte -a causa de una insuficiencia cardiaca-, parece el momento idóneo para revisitar la obra de este dibujante icónico y controvertido.

Artículo por Marta Moreira.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
0